- Editorial

¿De “políticos” a políticos?

El poder político se puede ver de ciertas formas, para algunos es bueno y para algunos otros es malo, el quehacer político y las arduas batallas para llegar a obtenerlo son de cierta forma muy controversiales, Easton decía que el poder es un fenómeno de relaciones, a diferencia de los demás conceptos, el poder no lo posee un individuo en particular, al contrario, el poder es determinado por un grupo de personas que legitiman la llegada de una sola persona a lo más alto de la cúspide, una concepción que a la vez consideraría Robert Dahl como el nivel más general, refiriéndose  a subconjuntos de relaciones entre unidades sociales tales que los comportamientos dependen de otras relaciones, es decir, la obediencia y la dependencia.

Sin embargo, todos nos preguntamos ¿esta catedra de universidad juvenil a qué se debe? Recayendo en la particularidad del poder político en el Istmo y sobre todo en Juchitán podríamos considerar que estos dos conceptos son el claro el ejemplo de la obtención del poder político y de cierta forma, el quehacer del mismo.

Actualmente muchos actores se han dado a conocer en la arena política que pretende realizarse en la era de las elecciones del 2021, todos han comenzado a hacer y deshacer el panorama político en Juchitán, cada quién ha comenzado a realzar proselitismo, unos bajo la trinchera de un “gobierno joven”, algunos otros “un gobierno experimentado y de gestión” otros más le apuestan a la vida pública y el monopolio del gobierno estatal, lo curioso de todo, es la gran lucha que tienen dos organizaciones, una que prende regresar al poder y la otra seguir en él, en este caso el Frente Unido de Comunidades Oaxaqueñas (FUCO)  y la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI).

Lo cierto es que FUCO, una organización nueva y carente de buenos principios e ideales, en casi tres años de manejar el poder político del Istmo de Tehuantepec se ha visto fracturada y sin el consenso del manejo de los gobiernos municipales y de un senador jugando a querer ser gobernador del Estado de Oaxaca, pretende enviar como candidatos a personajes que se han visto adentrados en casos muy graves, entre el crimen organizado, desfalco de recursos, corrupción, mal manejo de la crisis sanitaria por el Covid-19  o simplemente ingobernabilidad en los municipios, capaz gastarse todo el recurso para las próximas elecciones.

Por otra parte, se encuentra la COCEI, una organización madura, experimentada en el manejo del poder político, dominante entre todas las organizaciones y considerada como una de las organizaciones exponente de la izquierda en el sur y en gran parte del territorio mexicano, capaz de apostarle a todo el poder político que le queda para volver a retomar la estructura gubernamental en la región del Istmo de Tehuantepec, con una encomienda más, desestabilizar completamente un PRI desahuciado  y carente de padrón electoral.

Retomando lo planteado, en el caso de Juchitán, ciertos personajes se han encomendado al proselitismo político, pues las elecciones están a la vuelta de la esquina, pero antes de nombrar, dejamos en claro que no pretendemos destapar a nadie, pues ya todos se adelantaron, lo cierto es que una de las controversias más sonadas en la opinión pública últimamente es la “búsqueda de la reelección de la presidencia” por parte de Emilio Montero, aunque dudando que así fuese, sería bajo el estandarte de la continuación de un “proyecto joven”, sin embargo, las y los juchitecos se han quedado inconformes por las nulas acciones en el combate a la inseguridad, obra pública, reactivación económica post terremoto y el mal manejo de la pandemia del Covid-19.

Por otra parte, sale a renombrar Gloria Sánchez, la única persona capaz de retomar la vida política de Juchitán y sus agencias con la legitimación de la COCEI, ex presidenta municipal y actual legisladora, con un nombre manchado por una oposición machista que se encargó por muchos años en desprestigiar un mal gobierno que nunca existió, basándose en mentiras. Aunque es digno de reconocer que el único y gravísimo error que cometió Gloria Sánchez fue haber sido mujer y enseñarles a aquellos que por muchos años se creyeron políticos a hacer verdadera política y que aún manchando su nombre pudo llegar a representar al distrito de Juchitán en una curul y que actualmente sigue presentado una legitimación social entre las y los juchitecos.

Lo cierto es que el panorama pinta para una lucha entre estos dos principales grupos que les han apostado a sus principales actores políticos, quienes lucharán y se tratarán de desprestigiar el uno contra del otro, sin embargo, sólo uno llegará a tener el visto bueno de la ciudadanía juchiteca, que, de cierta manera, busca nueva política, nueva propuesta y que está harta de los malos manejos de las administraciones pasadas.

Aunque no hay que dejar pasar, la idea de una candidatura independiente con una cara nueva y que hasta hoy pudiera empezar a conocerse en vida pública y política de Juchitán con un proyecto nuevo, detonante en el turismo y economía local, que les apostaría a los pobres, los artesanos y los comerciantes, ¿quién será? Queda de tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *