- Editorial, PORTADA

Una mala planificación declina el bienestar de Ixtepec

Columna de opinión/ La redacción

Siempre lo hemos dicho y expresado, los gobernantes hechos de la noche a la mañana, no aspiran a ser nada, ni siquiera a buscar el orden y la progresividad de su propia gente, los gobiernos locales más allá de cumplir con su rol de gestionar y proyectar las políticas públicas necesarias para sus ciudadanas y ciudadanos, desaprovechan cada situación para sumir más en el retroceso de los mismos.

Todo es una rueda de la fortuna, un sube y baja, lamentablemente son todos los gobiernos municipales, hasta ahora, los que fingen ser parte de una transformación, deslegitimando el movimiento nacional del progreso bajo el estandarte del presidente de la república, corrompiendo un sentido de nacionalismo e identidad llevando la contraria de los ideales de la 4T. Así pudiéramos pasarnos un día completo enlistando a diversas autoridades pero en este caso es momento de hablar de una en particular.

Es bien sabido que el presidente municipal de Ciudad Ixtepec, no tiene (ni tendrá)  las cualidades que debe presentar un actor político y sobre todo el gobernante dentro de la esfera política. No es necesario hasta este momento citar a grandes teóricos como Maquiavelo, Weber, Bobbio, entre otros para comprender de lo que estamos escribiendo.

Lo que sí es necesario, es comprender la realidad por la que pasa Ciudad Ixtepec bajo el mandato de Rogelio Cheng López, un político que conquista el poder a través del trabajo de grandes líderes de la izquierda en el municipio y del sentir de la ciudadanía hacia el proyecto del entonces candidato a la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador.

Pero los lectores se preguntarán del ¿Por qué uno perdería el tiempo dedicándole unas líneas al presidente municipal? Fácil, la ciudadanía que le reclama y pide la reconstrucción inmediata del mercado que desde hace cuatro años no se ha terminado, siendo parte de las promesas de campaña del presidente municipal, quien había asegurado tras la llegada del gobernador Alejandro Murat en el mes de septiembre del 2020 a supervisar la obra que en el mes de octubre del presente año se tendría terminado y presentado a la ciudadanía, hasta la fecha han pasado cuatro meses y sigue sin terminarse, prescribiendo entonces que este mercado será un monumento más a la soberbia e ineptitud de la autoridad municipal y utilizado como estandarte de campaña en el proceso electoral que se avecina, lucrando una vez más con la esperanza y desesperación de la ciudanía ixtepecana.

También podemos entender a la ciudadanía que le reclama las imprudencias y las ocurrencias en el mal manejo de la pandemia por el Coranavirus que posicionó a Ixtepec como uno de los municipios con altos contagios en toda la región del Istmo de Tehuantepec, o los reclamos de la ciudadanía por la ola de inseguridad y violencia que se ha desatado, el alza de los asaltos, de los robos a autos, el reclamo de la ciudanía por los policías que golpean ancianos, autoridades que comenten actos inapropiados en la vía pública y un sinfín de cosas más.

Lo cierto es que una ciudad tan prospera y tranquila como lo fue alguna vez Ciudad Ixtepec se ha convertido en la decepción de sus habitantes, quienes esperan una transformación y a la vez piden un gobierno que este a la altura de las cosas que pasen dentro del municipio, reclamando a su presidente municipal, Rogelio Cheng su incapacidad para gobernar como se debe.

About PuntoCritico

Read All Posts By PuntoCritico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *