El de los libros “detesto”

Opinión
Spread the love

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 28 segundos

Por: Alejandro Leyva Aguilar

Una de las claves del éxito, limitado en el tiempo de Adolfo Hitler, fue su programa de adoctrinamiento. Su publicista, un alemán antisemita llamado Paul Joseph Goebbels, ministro para la educación pública y propaganda en el Tercer Reich entre 1933 y 1945, fue en muchos sentidos, el artífice del Holocausto por su marcada discriminación racial.

Al llegar al poder, Hitler se aseguró de no soltarlo para que el pueblo Alemán lo siguiera como al flautista de Hamelin y para eso, adoctrinó a las nuevas generaciones a adorar su figura y a sembrar en las mentes de los niños y niñas alemanas, un equivocado sentimiento de superioridad racial.

Guardadas todas las proporciones, aquí en México un puñado de idiotas pretenden hacer lo mismo que en la Alemania Nazi, aunque hay que decir que ni el peje es Hitler, ni Epigmenio Ibarra es Joseph Goebbels y por eso su plan de adoctrinamiento, nació muerto como ellos mismos en la política populista.

Marx Arriaga, director de materiales educativos de la Secretaría de Educación Pública, a la que por cierto le cortaron tanto presupuesto que el Estado Mexicano gasta más en un reo que en un alumno, dijo que el nuevo modelo educativo “desconocerá los actuales libros de texto, porque fomentan el modelo neoliberal, así que eliminará exámenes de evaluación internacional y alineará sus objetivos a los propósitos de la cuatroté”.

Arriaga expuso que “el modelo será libertario, humanista, que termine con el racismo, con las pruebas estandarizadas que segregan a la sociedad”, sin embargo y como en todo lo que hace la cuatroté, nunca explicó cómo aplicaría esa retórica, simplemente vomitó su ocurrencia en la mañanera y frente al insufrible peje.

Por supuesto que el Sistema Educativo Nacional (SEN), debe reinventarse porque la ausencia en las aulas derivada de la pandemia, obliga tanto a los padres de familia como a los profesores, a buscar nuevos métodos en el proceso de enseñanza-aprendizaje y la ocasión se puede aprovechar para introducir nuevos contenidos que fortalezcan por ejemplo la competencia o bien el razonamiento, más que la acumulación inútil de conocimiento.

Por eso para expertos en educación que no encuentran en los hechos un viso de congruencia en el nuevo modelo de la cuatroté, cuestionaron que ese proyecto no enfrenta la situación de emergencia que provocó la caída de la matrícula escolar, la deserción y el rezago entre los estudiantes.

Y fueron lapidarios en sentenciar que dicho modelo tiene más ideología -populista claro- que pedagogía, así lo aseguró la académica Alma Maldonado experta del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV), quien aseguró también que la SEP debería estar preocupada por rescatar a los alumnos rezagados o que abandonaron la escuela en la pandemia.

“Es una propuesta completamente ideologizada, por lo menos en el planteamiento general que raya en lo absurdo, donde pareciera que todo lo anterior es pésimo y neoliberal”, sostuvo la experta en educación Alma Maldonado.

Para académicos como Marco Fernández de México Evalúa y el Tecnológico de Monterrey, una de las Instituciones más prestigiadas en Estudios Superiores, la propuesta de este plan, “es confusa, ambigua y sin una guía de rumbo educativo” y aseguró que “la SEP deberá aclarar si habrá un programa piloto para evaluar su implementación o avance. Lo más irónico de todo, es que esta discusión no la centra en la emergencia educativa; pretenden comportarse como si no hubiera ocurrido nada, -como- si no hubiera bajado la matrícula en los distintos sistemas educativos”.

Y a todo esto ¿quién es el ideólogo -si así se le puede llamar- que pretende involucionar nuestro sistema educativo y nuestros libros de texto?, pues el mismo que dijo que “leer por goce, es un acto capitalista”, ese es Marx -vaya nombrecito- Arriaga Navarro un “aspiracionista” de acuerdo a la definición del peje, que estudió en una Universidad extranjera en España.

Obvio de formación de ultra izquierda, Marx Arriaga es un consumado misógino quien en un discurso para defender a su amo, acusó a las mujeres que se manifestaban en contra de los feminicidios, de “no leer esos libros que las llevaría a una verdadera transformación y erradicación del machismo”.

Así los funcionarios de la cuatroté, queriendo adoctrinar a las futuras generaciones para que embelesadas canten loas y vitoreen las ocurrencias de un gobierno de cuarta, jamás digno de la grandeza de México.

@leyvaguilar

Instagram: leyvaguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *