- Municipios

Santa Cruz Igu, centro ceremonial que se mantiene vivo.

El esfuerzo de su mesa directiva se ve respaldada por el ayuntamiento juchiteco.

Juchitán, Oax. –

Distante apenas a doce kilómetros de la ciudad de Juchitán, y teniendo como acceso el entronque de la carretera que comunica a la agencia municipal de Álvaro Obregón, se encuentra localizado el centro ceremonial Santa Cruz Igu, uno de los pocos sitios que sobreviven y que aún preservan su entorno ecológico en la región. Un lugar digno de ser visitado por propios y extraños para admirar su belleza natural.

El esfuerzo que desde hace años vienen realizando de manera voluntaria y organizada los integrantes de la sociedad quienes a través de gestiones y de su propia aportación personal, han contribuido en el rescate y sustento de este sitio, al que año tras año asisten fieles a realizar la ceremonia ritual y los festejos en honor a la Santa Cruz Igu, es enorme porque no contaban con la ayuda de alguna autoridad para la conservación del citado lugar.

Desde el corazón mismo de este centro ceremonial simbolizado por la capilla que recoge la fe y la fortaleza espiritual de los juchitecos, Mariano Guadalupe Jiménez Vázquez, presidente de la mesa directiva de la sociedad Santa Cruz Igu, sostuvo que en este esfuerzo se requiere la colaboración de todos para mantener vivo el centro espiritual que en su momento simbolizó también la fortaleza física y el coraje de los juchitecos contra la invasión extranjera en 1866.

A pesar de este esfuerzo realizado, el ecosistema conformado por plantas y aves endémicas, además de los caminos y áreas naturales se encuentran amenazados por la propia acción del ser humano que lo viene alterando, lo que los ha llevado a solicitar el apoyo de las actuales autoridades municipales, quienes han respondido con prontitud a su llamado enviando en primera instancia a elementos de seguridad pública para el resguardo del área, así como también a un grupo de topógrafos que iniciarán con los trabajos de mejoramiento del acceso principal a este centro ceremonial.

El lugar a pesar de la situación actual es un escenario impresionante por la fuerza de la naturaleza que cuenta con árboles, un riachuelo de aguas limpias donde todavía es posible pescar, un cerro invadido de sonidos, todo ello protegido por un grupo de personas que se niegan a permanecer estáticos ante los ataques de extraños que hacen y deshacen cuando la ausencia de vigilantes es notoria.

Los miembros de la sociedad Santa Cruz Igu confían en que algún día podrán heredar este lugar a las nuevas generaciones que, al igual que ellos, cómo aprendieron hacerlo de sus abuelos, cuiden de cuanto se tiene y puede convertirse en un espacio para el descanso y la recreación, donde se puedan reunir las familias cualquier día de la semana y no solamente durante el periodo de las festividades propias de la ermita que nos revela la fe y el orgullo de ser Juchitecos.

About PuntoCritico

Read All Posts By PuntoCritico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *