- Opinión, Otras Noticias, PORTADA

13 de Agosto 1521

Spread the love

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 4 segundos

“Cortés era delgado, de buena estatura, de cuerpo bien proporcionado y membrudo- fornido y robusto de cuerpo y miembros- estatura mediana, de poca barriga, tenía el pecho alto, algo estevado- de piernas arqueadas- . Buen jinete y diestro de todas armas, así a pie como a caballo, y, sobre todo corazón y ánimo, que es lo que hace al caso. Hablaba latín, era bachiller en leyes. Enamorado, y por ello tuvo pleito en Castilla usando arma blanca y salió avante en cada caso.”- Bernal Díaz del Castillo-1495-6 Medina del campo, España/1584,antigua Guatemala-.

Prognato es tener la mandíbula superior alargada, siento que Cortés era un tanto prognato. En algunos reyes Católicos de Castilla, eran opistognatos, es decir la mandíbula inferior retraída de tal modo que el mentón se ceñía en prominente. Carlos IV a quien se dedica la estatua El Caballito, era prognato; esposo de la reina María Luisa de Parma, una mujer con gran apetito sexual; amante de don Manuel Godoy apodado el choricero o chorizo, término equivalente en ésa época ha corrupto. El rey Carlos IV en Castilla lo apodaban el Cornudo, reinó desde 1788 ha 1808. El Caballito estuvo situado sobre el Paseo de La Reforma y el inicio de la calle Bucareli. Hoy se ubica sobre la plaza Tolsá enfrente del palacio de minería; obra del arquitecto español Manuel Tolsá- 1757-1816-. En este palacio de minería entró de brazo la famosa y bella Güera Rodríguez, con el barón de Humboldt que había arribado a la Ciudad de México el 10 de marzo de 1803. Él entró por el puerto de Acapulco, del que dijo:- es el puerto más bello de todos los que se encuentran en el Pacífico-. Y visitando una tarde a doña María Ignacia Osorio, él comentó que deseaba conocer “la tupida nopalera en la que se creaba la purpúrea cochinilla.” Oyó una voz dulce casi angelical responder:-“Nosotras lo podemos llevar, señor, en el carruaje de la casa, a ese sitio que apetece para que conozca ese animalejo minúsculo, cuyo cuerpo al restregarse se convierte todo en encendida sustancia.” Él después de oírla quedó maravillado de lo eufónico y la gracia con que se expresó la joven y bella dama y preguntó a su anfitriona quién era la de la voz angelical? La señora Osorio y Bello de Pereyra le respondió orgullosa:- es mi hija María Ignacia-. “Y si Humboldt se admiró del encanto de la voz, se arrobó más aún con la belleza de aquella mujer que de repente tuvo ante sí.”- Artemio del Valle Arizpe: Güera Rodríguez; esta obra literaria es muy bella, léanla-. Bien!, del brazo pues del barón de Humboldt, con la bella Güera Rodríguez entraron en aquel 9 de diciembre de 1803 día de inauguración”con solemnidad y gran festejo se descubrió en la Plaza Mayor la estatua ecuestre del rey don Carlos IV.” La historia es bella, honda, profunda y misteriosa como el alma humana. Ha decir de lo que se murmuró en aquellos días próximos a la entrada de Iturbide en aquel 27 de septiembre de 1821, montado en un caballo blanco, con sombrero de 3 picos; dicen que él cambió la ruta hacia el Zócalo, en vez de entrar por la calle Tacuba, entró por la que hoy es Avenida Madero, donde está pues la Torre Latino, pasando a lo que hoy es el Palacio de los Azulejos, más adelante, su casa, lo que hoy llaman Palacio de Iturbide. Y doña María Ignacia, la Güera Rodríguez vivía en la misma acera del palacio de Iturbide, cerca de la iglesia la Profesa, donde dicen que se decidió que Iturbide sería el jefe del ejército realista, con influencia de la Güera y con el apoyo del abad de la Profesa y con la venia del virrey. El abad vivía casi en el Palacio de la Güera; cuentan que el rostro de una bella virgen que estaba a la derecha del altar de la Profesa, su rostro era idéntico al de la bella Güera; su estatura la necesaria para poner su cabeza sobre el corazón del hombre amado. Bien, entró por Madero, Iturbide con tal de saludar a la Güera desde su balcón, pasando ahí, jala Iturbide una pluma roja de su sombrero y le pide a su ayudante, hacerla llegar a la Señora que ovacionaba la entrada; poniendo así fin a la dependencia y yugo puesto sobre México durante 300 años. Juan O’ Donoju e Iturbide firmaron el 4 de agosto de 1521 el tratado de Córdoba, donde México se liberaba de la corona española. El ejército Trigarante, nacido de aquel plan de Iguala en acuerdo convenido con el General Vicente Guerrero en aquel 24 de febrero de 1521, daba su fruto en aquella entrada triunfal del ejército Trigarante. En la retaguardia marcharía Guerrero, bajo confetis y banderitas de 3 colores que en palabras resumía: Independencia, Unión y Religión. O’ Donoju se regresa a la Nueva Castilla; António de Mendoza el primer virrey de México llega en 1530. En este año Cortés llega al Istmo, construye barcos en lo que hoy es La Ventosa de Salina, Cruz. Algunas de estas embarcaciones navegaron ha Zihuatanejo, Acapulco. Hoy en un cerro se encuentra el faro de Cortés; él busca hallar una ruta corta entre el Atlántico y el Pacífico; va hacia más al norte donde descubren la península de Baja California, y donde hoy es el Golfo de Cortés. Tiene inquietud de regresar ha España; inicia su viaje donde además de llevar oro, plata, piedras preciosas; lleva indígenas diestros en mover los pies en acrobacia, plantas y frutos exóticos… De aquí el mundo de entonces conoce el cacao, y más tarde desde Perú conocerían la gran variedad de papa. Perú es el país más rico en oro en el mundo. España se enriqueció con el oro y la plata de México. De Perú salieron embarcaciones repletas de lingotes de oro. No decir cuando el invasor Pizarro exigió oro Atahualpa el rey inca, ha cambio de su vida. Miles de llamas cargadas de oro caminaban para pagar el rescate. Aún así! Sacrificó al rey Inca. Los españoles eran sanguinarios, crueles, inhumanos, hambrientos de oro, plata…Ha cambio al principio daban unos espejuelos ha los indígenas ha cambio de oro. Dicen que Juan de Grijalva se mandó hacer unos estribos de oro al pasar por el Istmo. Hubo sublevación, luego luego los curas, los frailes prestos con engaño y promesas al indígena ha apagar el fuego, la rebelión. La mentira y el engaño fue la tradición con nuestros indígenas; s no se les vió como seres humanos, fueron bestias de carga de los españoles, se habla de 150,000 indígenas tlaxcaltecas acompañaron ha Cortés para sitiar México. Imagínense! Para construir las catedrales, cuántos indígenas; aprendieron con facilidad los oficios que los frailes les enseñaron: plateros, carpinteros, canteros, herreros, lapidarios, tejedores, sombrereros, jaboneros, herbolarios, médicos, cirujanos…Les costó trabajó hacer vidrio y ser boticario. Y don Andrés Henestrosa dijo:- les prohibieron a los indios montar ha caballo y sobre todo quemar cohetes-: pues, hasta hoy queman cohetes y son buenos jinetes. Montados en caballo, en tren o a pie, hicieron la Revolución Mexicana…Continúa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *