- Opinión, Otras Noticias, PORTADA

Más mexicanos piden fiado en misceláneas, no les alcanza el salario

Spread the love

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 47 segundos

Por: Alejandro Leyva Aguilar
A qué extremos ha llegado el país, que los ciudadanos hoy tienen que llegar a las misceláneas de la esquina de sus casas con su cara de vergüenza a pedir FIADO. Por cierto muchas gracias a los tenderos y a los dueños de las tienditas porque aceptan darles a sus clientes de toda la vida, sus productos a crédito.
No, no es broma y es la primera parte de lo que será la sobre inflación que podría vivir México, si este “presidente” así en minúsculas y entre comillas no endereza el barco y se pone a trabajar en vez de perder tiempo, dinero y esfuerzo en las interminables mañaneras.
La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), sostuvo en un informe que el 78.1 por ciento de los tenderos en el país, aceptan que sus clientes les pidan fiado.
Hace apenas unos días en conferencia de prensa Cuauthémoc Rivera, presidente de la ANPEC aseveró que la cifra de tiendas que aceptan fiado, se ha incrementado a 15 por ciento, lo que demuestra que la ciudadanía está perdiendo el poder adquisitivo porque no ha visto mejora en sus salarios, incluso con los aumentos al salario mínimo promovido por el gobierno.
De nada sirve elevar el salario mínimo, si la inflación se coloca en este junio en 6 por ciento anual, además de que los precios de los energéticos arrastran una escalada de precios de toda la canasta básica y deja sin oportunidad a los que menos tienen.
Datos de la asociación publicados en “desafíos de la reactivación de la microeconomía”, revelan que en Octubre del año pasado, el 20 por ciento de la clientela de las misceláneas y tienditas, les pedía fiado, pero esa cifra a un año de distancia ya raya entre el 40 y el 60 por ciento.
¿Por qué pide fiado el pueblo sabio?, sencillo: los tenderos advirtieron que los argumentos para que el pueblo pida fiado son “que el dinero no les alcanza”, “que les recortaron el salario” o “que los precios de todos los productos han subido mucho” y en eso tienen razón ya que la inflación como lo consigamos ayer, llegó a un máximo histórico de 6.02 por ciento a junio de este año, tres puntos porcentuales más de cómo la dejó Enrique Peña Nieto.
Un dato que espanta de la ANPEC es que los tenderos se han percatado de que sus clientes tienen problemas para adquirir productos de la canasta básica toda vez que el dinero no les alcanza y cabe mencionar que los clientes van a las tienditas con la intención de controlar más sus gastos.
Esto ha tenido un impacto fuerte en la microeconomía mexicana ya que los pasivos y la falta de ventas en las tienditas, ha hecho que al menos 150 mil de un universo de un millón 200 mil, hayan cerrado sus puertas al público.
Hay muchos testimonio de clientes de las tienditas que tienen deudas de hasta 200 pesos en la miscelánea de la esquina, tantos que cabrían en un libro, pero lo verdaderamente importante es que desde el gobierno federal no se ha hecho absolutamente nada para revertir este problema que crece cada día.
Es verdad que los empleados han sido despedidos, es verdad que los que tienen empleo les han bajado el sueldo, es verdad que el salario mínimo ha tenido dos pírricos incrementos en 2020 y 2021 pero a la par también es verdad que los combustibles han aumentado al doble y eso ha encarecido toda la cadena de productos y servicios.
México está al borde del colapso económico y pareciera que a este gobierno le importa más gastarse cientos de miles de pesos diarios en una mañanera o cientos de millones de pesos en una consulta popular, o millones de pesos en la rehabilitación de estadios de béisbol, que plantear un proyecto serio de reactivación económica en los barrios y las colonias de toda la nación.
Lo mismo sucedió en Venezuela, lo mismo pasa en Bolivia, está pasando en Argentina donde el populismo se ha instaurado como régimen de gobierno y le puede pasar a México si lo le ponemos un alto a una persona que él mismo representa los peores miedos de la nación.
Es evidente que suceden cosas con nuestra cotidianidad que no pasaban antes como el hecho de que cada día, más personas pidan fiado en la tienda de la esquina, donde los conocen de años y donde, por supuesto confían en ellos. Ese indicador es la inflación que se puede descontrolar.
No es un honor estar en el segundo lugar de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OCDE) como un país que no pudo contener la inflación al carecer de política económica y financiera adecuada para hacerle frente a la crisis sanitaria mundial, arriba de México, está Turquía un país en guerra.
Somos la segunda economía peor evaluada ante la OCDE y eso es incontrovertible, aunque el peje… tenga otros datos.
@leyvaguilar
Instagram: leyvaguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *