- Nacional

Asegura Gatell que en octubre la mayoría de entidades podría alcanzar el semáforo verde

Ciudad de México.-

Se ha perfilado, con base en las predicciones matemáticas que en octubre próximo, la mitad de las 32 entidades –la primera quincena y el resto la segunda quincena, a excepción de dos o tres entidades–, podrían alcanzar el semáforo verde, consideró el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

En la conferencia de prensa vespertina sobre los casos de covid-19 en México, al ser cuestionado si existe la probabilidad del regreso a clases para dentro de un mes, como acordaron las autoridades, el funcionario recalcó:

“No hay cambios pactados, que eso quede claro. Esto no es de pactos, esto es de evidencia. Cuando tengamos el semáforo en verde significará que los indicadores del riesgo epidémico han descendido a niveles de seguridad que nos permiten decir: podemos reabrir el sistema nacional educativo”.

En ese sentido, López-Gatell reiteró que, en la medida que empiecen los semáforos a pasar al color verde, se podrán reabrir los espacios educativos.

“Hemos perfilado con base en las proyecciones matemáticas que en octubre, a lo largo de octubre, gruesamente la mitad de los estados en la primera quincena, la segunda mitad en la segunda quincena de octubre y hay algunos dos o tres estados que posiblemente serían hasta noviembre para llegar al semáforo verde. En la medida en que empiecen a estar los semáforos en verde, los semáforos estatales, se podrán ir reabriendo el espacio educativo”.

Lo anterior, le recordó que la desigualdad social, la carencia y la desigualdad social son el elemento fundamental que determina o la salud o la enfermedad, la vida o la muerte.

“Y en ese sentido, México es un país muy desigual. Ya lo era desde que empezó la epidemia. 50% de la población vive en condiciones de pobreza. Sigue siendo después y a lo largo de la epidemia porque los determinantes estructurales tienen que ver con una injusta distribución de la riqueza”, señaló López-Gatell.

Recordó que en 2009, cuando el mundo fue sorprendido por la pandemia de la influenza AH1N1 más del 65% de las escuelas no tenían agua, ya ni decir que agua potable, agua en sí misma. Esto ha mejorado con los años, pero todavía existe una carencia en ese sentido, reconoció, tanto de infraestructura sanitaria, como de saneamiento que es un reto enorme para las recomendaciones sanitarias actuales, como el lavado de manos.

“No funciona esto bajo promesas de fechas, que nadie se quede con la expectativa. Se hace una evaluación dinámica, en el momento que tengamos semáforos verdes existirá la oportunidad de abrir el sistema educativo nacional y el secretario Esteban Moctezuma Barragán y el Consejo Nacional Educativo han estado tomando medidas para planear ese retorno en una forma segura para paliar las carencias con algunos elementos, por ejemplo, el transporte de agua, mediante bidones y donde no, dar una provisión de alcohol gel, etcétera, pero son mecanismos de mitigación de la desigualdad social”, resaltó López-Gatell.

Respecto al semáforo, consideró útil explicar el significado de cada color debido a que a la fecha hay 10 entidades de en color amarillo, el color denominado ‘esperanza’, pero lo cual no significa un regreso a las actividades de manera indiscriminada.

“Todo el tiempo estamos en contacto cercano con otras personas, en nuestras casas, en la vía pública, entre amigos, entre familiares, entre desconocidos y desconocidas y hay que mantenernos atentos y atentas a esta proximidad. Por eso hemos enfatizado que la intervención principal de la precaución de la prevención de los contagios es la sana distancia”, apuntó López-Gatell.

Recordó otras medidas auxiliares que se han destacado y han estado sujetas a inquietudes, como el cubrebocas como una medida auxiliar.

“Esta sería la vigésima cuarta vez que lo digo, auxiliar de la prevención, porque interfiere con la salida de esas partículas y por lo tanto con el virus. Pero no es una medida efectiva para interferir con la llegada y seguimos diciendo no confiarse en que porque ya tengo cubrebocas puedo dejar de tener sana distancia. Lavarse las manos es importantísimo porque es un mecanismo para evitar la transmisión indirecta. ¡Achú! Doy la mano a otra persona, se lleva mis virus, al rato se talla nariz, boca, ojos y se va a transmitir el virus.

“Si una persona tiene síntomas de covid-19: fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor de garganta, malestar general, pérdida del olfato, pérdida del gusto, diarrea, entre otros síntomas, que no salga de casa, que no se acerque a sus familiares, que alerte a sus familiares que tiene esta situación, y que busque una pronta atención médica. Sobre todo si es una persona mayor de 60 años, con enfermedades crónicas, ampliamente mencionadas en esta conferencia. En general, estas medidas contribuirán a disminuir los contagios”, añadió.

De esa manera, recordó que identificaron los cuatro colores para el semáforo: el rojo, denominado “refugio”, porque implica que hay que estar refugiados durante todo el tiempo, la mayor cantidad de personas. Para lograrlo, se suspenden o se han suspendido temporalmente trabajos, escuelas y el acceso a sitios públicos y de recreación.

Después, el color naranja, el color de “prudencia” y es porque se activaron algunas actividades económicas no esenciales con aforo limitado.

“Es decir, si un cine tiene cien butacas, solo pueden estar ocupadas cincuenta butacas. Y tienen que estar en una diferencia de distancia que permita la sana distancia. Es un ejemplo, pero lo mismo ocurre en restaurantes y otros. Algunas actividades son de mayor riesgo porque implican la proximidad entre personas.( Proceso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *