- Municipios

Mujer, si en tu vientre germinó la semilla que se transformó en fruto

Spread the love

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 31 segundos

Mujer, si en tu vientre germinó la semilla que se transformó en fruto, y  durante nueve meses cargaste para dar a  luz al hombre que ha de  servirte, amarte y protegerte.  ¿por qué  has permitido  que sea él quien intimide tus deseos, el que te despoje de tu libertad, el que te mancille la piel, el que te censure el pensamiento, el que te oprima la  voz y masacre tu autoestima, tu orgullo, y valentía?

¿Acaso existe  otro ser que tenga las facultades de procrear  como tú lo has hecho?

¿Acaso hay  un ser masculino  que le  brote leche de sus pechos y amamante a sus hijo o hijas como lo haces tú?

¡Claro que no!

De no ser por ti,  no habría reproducción humana  en la tierra. ¿Acaso mujer,  no te das cuenta de la gran fuerza que tu cuerpo y tu alma poseen para soportar las adversidades del tiempo, de la vida, de los estragos que dejan las tormentosas noches de insomnio y cansancio  por cuidar de tus crías y críos, alimentándolos  con la espesa savia que brota de la guanábana carnosa que expresan  tus senos  cada día?

Despierta mujer, abre los ojos, lame  tus heridas,  levanta la frente, vuélvete una loba, defiende tu dignidad, exígete el respeto a ti misma, no te humilles porque Diosa eres,  como lo es la Madre Tierra, merecedora de toda  gracia, de todas las flores, de toda la gloria, porque eres  noble, tierna, sabia, intuitiva, proveedora, curandera, administradora, orientadora, cocinera, capaz de luchar por lo que amas y anhelas.

No te dejes arrastrar por la historia de obediencia que marcaron razas antiguas, sometiendo a la mujer a conveniencia propia del macho que golpea por ignorancia;  por  instinto,  que representa la fuerza animal, y que  aniquila por placer al más débil.

Es hora de romper yugos que  atan, minimizan, que  manipulan tu amor, tu conciencia, tu espíritu, tu fe, tu esperanza.

No necesitas que otras  mujeres te defiendan y luchen por ti, porque tú tienes la fuerza, el raciocinio, el valor,  el poder  de hacerlo, con tan solo una herramienta que se llama, “AMOR, AMOR HACIA TI MISMA”.

Por la simple y sencilla razón de   ser tú  la protagonista principal de la historia del ser humano, no permitas que nada ni nadie despoje de tu ser la misión que tienes de ser mujer, mujer, mujer y por siempre mujer,  madre de toda la humanidad.

 

Hoy 8 de marzo del 2020, te exhorto mujer a que nos unamos para romper  ataduras desde adentro de nuestras conciencias, para defender a capa y espada cada uno de nuestros derechos, levantando la voz de igualdad, respeto, honestidad,   y el  amor de ellos  hacia nosotras como una acción de justicia  irrefutable.

 

Con todo mi amor y cariño para ti, hoy y siempre.  Mary Medina

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *